Investigación

Adolescencias, un mundo de preguntas – II Encuesta Mundial de Salud Adolescente GSHS 2012

Autor/es:
OPS, OMS, Junta Nacional de Drogas, Ministerio de Salud Pública, Ministerio de Desarrollo Social

Año: 2012

Tipo de publicación: Informe de investigación

Editor: OPS, OMS, Junta Nacional de Drogas, Ministerio de Salud Pública, Ministerio de Desarrollo Social

Palabras clave: adolescencia, salud, consumo de drogas

Link externo

Introducción

El concepto de adolescencia como etapa vital es una construcción socio-cultural moderna y occidental. En esta línea de pensamiento existen diversas maneras de entender y de definir la adolescencia, con las consiguientes consecuencias que esto tiene sobre dicha población.
Por otra parte la OMS realiza una delimitación de la adolescencia como aquel período de vida que transcurre entre los 10 y los 19 años de edad, subdividiéndola en adolescencia temprana (de los 10 a los 14 años de edad) y adolescencia tardía (de los 15 a los 19 años de edad). Debemos hacer la advertencia de que existe mucha variabilidad en la edad de inicio y finalización de esta etapa vital, ya que no solo depende de factores biológicos como la edad o los cambios físicos, sino que existen otros factores como los psicológicos y sociales que no son tan sencillos de delimitar como los primeros.
Si bien podemos observar ciertas características comunes a todos los adolescentes como lo son claramente los cambios físicos que se producen en esta etapa, éstos no se transitan ni suceden del mismo modo en cada sujeto. Es por ello que resulta más pertinente hablar de adolescencias, dando cuenta de la complejidad y variabilidad con que cada adolescente transita y procesa dichos cambios comunes a la etapa vital.
Se entiende actualmente que la adolescencia es una época de la vida con características propias, y no solamente una etapa de transición entre la niñez y la juventud. El crecimiento y desarrollo de los adolescentes implica el surgimiento de fortalezas y destrezas.
A menudo las conductas de riesgo son un despliegue de actos para poner a prueba las nuevas capacidades, ejercitar una mayor autonomía y libertad, y mostrarle al mundo adulto que ya no son niños.
Sin embargo algunos adolescentes tienden a involucrarse en actos peligrosos y, utilizando en forma excesiva mecanismos de defensa como la negación y la omnipotencia, se exponen a riesgos tan graves que pueden sufrir lesiones o incluso morir.
Desde un enfoque de ciclo de vida se puede decir que así como la familia es de gran importancia en la niñez, también lo es en la vida cotidiana de los adolescentes; cuando estos vínculos son frágiles o la familia no esta suficientemente disponible, deben preverse mecanismos de sostén y apoyo (material, afectivo, informacional) para disminuir el desamparo y la soledad de quienes aun están creciendo.
Las conductas de riesgo pueden ser transitorias: está en nosotros como adultos interpretar acertadamente el significado de sus respuestas y proponer las mejores acciones para acompañar el crecimiento y desarrollo saludable de nuestros jóvenes ciudadanos.
En esta tarea el conocimiento sobre sus conductas, percepciones y opiniones se vuelve un elemento de significativa relevancia; de ahí el valor de la evidencia empírica que se incluye en la presente publicación generada en el marco de la Encuesta Mundial de Salud en esta población.
A partir del año 2001, la Organización Mundial de la Salud (OMS) en colaboración con UNICEF, UNESCO y ONUSIDA, y contando con la asistencia técnica de los CDC (Centers for Disease Control and Prevention) comenzó a desarrollar esta Encuesta Mundial de Salud a Escolares (GSHS).
En Uruguay se realizó por primera vez en el año 2006, por lo que la edición 2012 constituye para nuestro
país la “Segunda Encuesta Mundial de Salud a Escolares”.
El objetivo de esta encuesta es obtener evidencia empírica sistemática sobre aspectos relacionados a la salud y factores protectores de estudiantes de Secundaria, para prestar apoyo a los programas y políticas de salud de adolescentes y jóvenes.
Los datos precisos obtenidos específicamente sobre comportamientos relativos a la salud y factores de protección entre los alumnos son relevantes para establecer prioridades, elaborar programas y abogar por recursos para éstos y políticas de salud de los adolescentes y jóvenes. Asimismo el establecimiento de pautas sobre la prevalencia de comportamientos relativos a la salud y factores de protección en los adolescentes del país podrán ser utilizadas en la evaluación de la promoción de la salud de adolescentes y jóvenes, a la vez que permiten –al utilizar la misma metodología y diseño- realizar una mirada En la encuesta se miden los comportamientos y factores de protección considerando los siguientes 10 módulos:
1. Aspectos demográficos e identificación
2. Estado nutricional
3. Comportamiento alimentario
4. Higien
5. Consumo de tabaco
6. Consumo de alcohol
7. Consumo de otras drogas
8. Violencias y traumatismos no intencionales
9. Salud mental
10. Comportamiento sexual que contribuye a
la infección de VIH – Sida y de otras ITS
11. Actividad física
12. Factores Protectores

Palabras clave: adolescencia, salud, consumo de drogas

DESCARGAR EL DOCUMENTO COMPLETO