Investigación

Informe sobre el objetivo Seguridad de la regulación del cannabis recreativo en Uruguay. Línea de base

Autor/es:
Marcos Baudean

Año: 2017

Tipo de publicación: Informe de investigación

Editor: Monitor Cannabis Uruguay

Palabras clave: monitoreo, evaluación, seguridad

Link externo

Línea de base para la evaluación y monitoreo de la regulación del cannabis recreativo en Uruguay

 

Objetivo Seguridad y convivencia

 

Hipótesis y fundamentación

 

La Ley 19.172 es una de las medidas implementadas por el gobierno uruguayo en respuesta los problemas de seguridad y convivencia que el país atraviesa. En el año 2012 el gobierno presentó la “Estrategia por la Vida y la Convivencia” (Presidencia de la República, 2012) incluyendo una serie de medidas tendiente a abordar de forma integral los problemas de seguridad y convivencia y sus manifestaciones más dramáticas como la escalada de homicidios, la violencia en sus múltiples manifestaciones y el deterioro de las relaciones sociales de convivencia.

En referencia a la seguridad, la Ley 19.172 tiene por objeto “proteger a los habitantes del país de los riesgos que implica el vínculo con el comercio ilegal y el narcotráfico” por medio de la segmentación del mercado de cannabis del de otras drogas. A su vez, la ley busca “reducir la incidencia del narcotráfico y el crimen organizado” mediante acciones que reduzcan el beneficio económico del negocio, actuando sobre el tamaño del mercado ilegal de drogas, arrebatando parte del mercado. Por tanto, la Ley se propone actuar sobre una parte de los problemas de seguridad y convivencia, principalmente los derivados del mercado ilícito de drogas (Baudean, Robaina, Musto, & Collazo, 2014) (Garat, 2015) (Müller Sienra & Draper, 2017).

Sin embargo, la literatura especializada afirma que los mercados de marihuana no son violentos. La mayoría de las compras se dan entre amigos, ese enraizamiento en redes sociales hace que sea un mercado no violento. Esto lo afirman Room, Fischer, Hall, Lenton y Reuter (2010) y Caulkins, Howken, Kilmer y Kleiman (2012). La investigación sobre las prácticas de compra de marihuana realizadas en Uruguay confirma el patrón que se da a nivel internacional (Baudean, Robaina, & Collazo, 2015).

Por tanto, la única forma en que la regulación podría alcanzar el objetivo de reducción de la violencia asociada al narcotráfico es en el largo plazo. Podría afectar la violencia relacionada con el narcotráfico en forma indirecta al atacar uno de los pilares del negocio ilegal.

Es necesario tener claro desde un principio que las expectativas que se pusieron en el efecto que la regulación tendría sobre los problemas de violencia letal que comenzaron a observarse a partir de 2012 eran desmedidas. ¿Por qué? Porque teniendo en cuenta el planteo realizado, puede pensarse que la teoría del cambio implícita en el modelo regulatorio uruguayo es que la reducción de la violencia asociada al narcotráfico depende de reducir la actividad del narcotráfico. La reducción de la actividad puede lograrse desplazando al negocio ilícito, sustituyéndolo por actividades legales. La ley de regulación del cannabis apunta a promover este desplazamiento y con ello debilitar el negocio por la pérdida del mercado de marihuana. Sin embargo, es posible que, en el corto plazo, se intensifique la violencia entre narcos por estrangulamiento del negocio y en el largo plazo disminuya esa violencia por una disminución de la actividad de tráfico en general. La velocidad del cambio dependerá de la implementación de la política, así como de la convergencia o conflicto de ésta con otras políticas de seguridad y drogas.

Al principio del proceso de evaluación se elaboraron las siguientes hipótesis generales. A partir de las mismas se elaboraron los indicadores para evaluar los resultados.

    1. Hipótesis 1: Si la regulación es exitosa (mercado legal desplaza al mercado ilegal), disminuirá el mercado ilegal de marihuana en cantidad de consumidores y volumen.
    2. Hipótesis 2: Si disminuye el mercado ilegal de marihuana se debilitará la presencia y actividad del narcotráfico en Uruguay porque la marihuana es una parte importante de dicho negocio.
    3. Hipótesis 3: Si disminuye la presencia y actividad del narcotráfico, en el largo plazo deberían reducirse los homicidios sistémicos vinculados a estupefacientes.
    4. Hipótesis 4: En el corto plazo es posible que los cambios en el mercado a causa de la regulación (reestructura de actores por achicamiento del negocio y lucha por dominio en territorios) produzcan una intensificación de los conflictos entre bandas de narcotraficantes. Produciéndose un aumento de los homicidios sistémicos (homicidios entre miembros de bandas organizadas de narcotraficantes).
    5. Hipótesis 5: otros aspectos de seguridad y convivencia se verán afectados por la manera en que la regulación afecta el mercado de drogas ilegales. En este sentido, se espera:
  • En el corto plazo un aumento de la percepción de inseguridad si el conflicto criminal se intensifica.
  • En el largo plazo una mejora de la percepción de seguridad fruto de una disminución de la violencia asociada al narcotráfico.

En función de estas hipótesis se definieron cuatro grandes dimensiones de Seguridad y Convivencia a monitorear: evolución del mercado ilegal, violencia criminal, seguridad humana y convivencia; y percepción de seguridad (Latorre & Fraiman, 2014) (Baudean, Robaina, Musto & Collazo, 2014).

 

DESCARGAR EL INFORME COMPLETO