Divulgación y Prensa

Médicos y químicos de la Udelar investigarán planta de marihuana

Autor/es:
Sin firma

Fecha/Año: 24/01/2014

Medio: El Observador (digital)

Palabras clave: investigación científica, química, medicina

Link externo

La genética se encargará de caracterizar la planta, la química determinará los componentes que tiene, la biofísica abordará las posibles propiedades protectoras del producto respecto a potenciales daños, y la fisiología será capaz de describir los efectos de los subtipos de marihuana que se analicen. Simplificando, esa será la secuencia de aportes científicos de la primera investigación que se hará en Uruguay sobre la marihuana y la salud. Seguramente la cadena siga y surjan más eslabones. Quizás aparezcan interesados en aplicar los conocimientos para la medicina asistencial, o en producir fármacos en base a cannabis orientados en los hallazgos previos.

Lo que se puede afirmar por ahora es que un grupo de especialistas de las facultades de Química y Medicina de la Udelar entraron en contacto a fines de 2013 para empezar a realizar investigación científica interdisciplinar sobre la planta de marihuana. El grupo lo integran el genetista Búrix Mechoso, magíster en Ciencias Biológicas; el químico Carlos García, profesor de la cátedra de Farmacognosia de la Facultad de Química; el magíster en biotecnología Nelson Bracesco, profesor del departamento de Biofísica de la Facultad de Medicina; y el doctor en Neurociencia Atilio Falconi, profesor del Laboratorio de Neurobiología del Sueño del departamento de Fisiología.

Varios trabajaron juntos en el estudio sobre la yerba mate (ver recuadro). Consideran que eso les aportó un “capital” que aprovecharán –cuentan con una “estrategia” metodológica– y decidieron enfocarse en la marihuana.

“Tenemos una oportunidad histórica interesante porque está el marco legal que lo habilita”, señaló Mechoso a El Observador. Salvo en excepciones, a nivel internacional el cannabis solo se ha investigado en animales. Ahora la ley permite que se estudie también en humanos.

En ese sentido, los cuatro especialistas se saben “pioneros”. Al menos no han sabido de otros colegas que estén pensando en estudiar la marihuana  con rigor científico.

En líneas generales, los investigadores acordaron avanzar en todas las etapas previas que permitan buscar un posible vínculo del cannabis con el ciclo sueño-vigilia, especialidad del laboratorio de Falconi que se ubica en un subsuelo de Medicina.

“Hay usos y efectos que se le adjudican al cannabis que nos interesa analizar por las temáticas que trabajamos”, afirmó Falconi a El Observador. Se ha visto que la marihuana estimula la zona del cerebro que promueve el sueño, pero también la que promueve la vigilia. La idea es determinar cuáles de los 500 componentes de la planta tienen esa función, para luego poder identificar que una variedad logra cierto efecto terapéutico. Esto puede ser interesante, por ejemplo, para los médicos que se dedican a la terapia del dolor. Si bien Mechoso, García, Bracesco y Falconi  se especializan en la ciencia básica, se pondrán en contacto con posibles interesados en trasladar los hallazgos de la investigación a la medicina clínica.

Esperan la reglamentación
La ley que se aprobó a principios de diciembre establece que se podrá plantar, cultivar, cosechar o comercializar marihuana si esto se realiza “con exclusivos fines de investigación científica o para la elaboración de productos terapéuticos de elaboración médica”. En esos casos, las plantaciones deberán ser autorizadas por el Ministerio de Salud Pública y por el futuro Instituto de Regulación y Control de Cannabis.

Los investigadores de Medicina y Química esperan que el decreto reglamentario de la ley –que está en pleno proceso de elaboración, y deberá concluir en abril– establezca las condiciones en las que se podrá investigar. No saben, por ejemplo, si podrán trabajar sobre las variedades que se han cultivado ilegalmente en Uruguay en los últimos años.

Según dijo a El Observador la ministra de Salud, Susana Muñiz, en el ministerio no se han abocado aún a resolver los aspectos vinculados a la investigación científica ni el uso medicinal de la marihuana. Fuentes que están en contacto con el equipo de gobierno que reglamentará la ley confiaron que esos temas no están en la agenda inmediata y que se resolverán en marzo.