Divulgación y Prensa

¿Qué podemos aprender de Canadá sobre cannabis medicinal?

Autor/es:
Gustavo Robaina

Fecha/Año: 2018

Medio: Monitor Cannabis Uruguay

Palabras clave: regulación, cannabis medicinal, Uruguay, Canadá

Link externo

Canadá pondrá en marcha en julio de 2018 su regulación del cannabis recreativo, luego de casi 20 años de desarrollar una política de cannabis medicinal con continuas mejoras. Así podría convertirse, luego de Uruguay, en el segundo país del mundo en tener una regulación nacional para ambos usos del cannabis.

Este paso no se da de forma apresurada ni sin experiencia: Canadá ha desarrollado varias reformas a su política de cannabis medicinal, lo que ha permitido “madurar” a las autoridades y a la opinión pública lo suficiente para avanzar en el proceso de regulación del cannabis.

La experiencia canadiense tiene varios elementos de los cuales se puede aprender para superar las barreras de acceso e importantes dificultades para desarrollar una política pública de calidad, que esté a la altura de las motivaciones y objetivos que el parlamento uruguayo plasmó hace más de cuatro años en la Ley 19.172.

Para el año 2016, Canadá tenía una población de 36 millones [1] y un PIB per cápita de U$S 45.000, según datos de OCDE [2]. Con casi 110.000 envíos de cannabis medicinal de productores licenciatarios a pacientes (septiembre 2017), 11.500 personas registradas para autocultivo y más de 10.000 profesionales de la salud que han indicado cannabis medicinal[2], Canadá cerró 2017 con un total de 3 mil millones de dólares canadienses (U$S 2.370.240.000) generados por la industria legal del cannabis, cifra que supera  ampliamente a la industria del tabaco y el alcohol [4].

En Uruguay, luego de más de tres años del decreto reglamentario que habilita el sistema de licencias para investigación científica y producción de especialidades farmacéuticas y vegetales, existe a la venta un solo producto con control de calidad rico en CBD (con menos del 1% de THC) y con un precio aún más alto que el de los productos importados. En igual período se han otorgado tres licencias de investigación y producción recién en el último mes del 2017.

20 años de programa de cannabis medicinal: ¿cómo lo hicieron?

El proceso canadiense comenzó en 1999, cuando la Corte Suprema autorizó el primer autocultivo con fines medicinales. En 2001, el gobierno canadiense presentó el Programa de Acceso Médico a la Marihuana (MMAR) radicado en Health Canada (equivalente al Ministerio de Salud Pública) bajo la vigencia de la Ley de drogas y sustancias controladas de Canadá.

La ley de drogas en Canadá, al igual que en  la mayoría de los países suscriptores de las convenciones internacionales, prohíben la tenencia, el cultivo y la comercialización del cannabis. El MMAR permitía a mayores de 18 años que contaran con autorización médica (en Canadá prescriben médicos y nurses), poseer cannabis.

Algunas de las diferencias más importantes -y con mayores consecuencias en términos de accesibilidad- entre el modelo canadiense y el uruguayo radican en las vías de acceso, la variedad de productos disponibles y la no exigencia de registrar estos productos como medicamentos.

Actualmente, en Canadá las personas pueden comprar a una empresa licenciataria, obtener una licencia de autocultivo o recurrir a un tercero que cultive para ellas. En el primer caso, la compra se realiza directamente al productor licenciatario que lo envía por correo, o bien en las farmacias autorizadas.

Al inicio del programa canadiense en 2001, además del autocultivo, se había dispuesto que las farmacias solo dispensaran medicamentos registrados, como Sativex, Nabilona o Dronabinol; de venta bajo receta e indicados para una lista de enfermedades y síntomas específicos (al igual que en Uruguay se aprobó el Epifractán).

Tras varios años de este sistema, Canadá se vio obligado a reformar el programa y habilitar en 2014 la producción a escala de cannabis herbal, ya sea como flores secas o crudas o bien vehiculizado en aceite comestible. Se crearon las licencias para productores  y estos lo hacen bajo un estricto sistema de control de calidad. No es necesario registrar estos productos herbales como medicamentos, lo que determina simplemente que su empaque no puede indicar beneficios esperados para la salud.

¿Por qué no aprender de quienes ya sortearon estos obstáculos?

Para 2016, había en Canadá había más de 250 variedades de cannabis a disposición de las personas y 43 licenciatarios enviaban por correo sus productos a los pacientes. Si bien hay un precio sugerido por Health Canadá, este se regula por la competencia entre las empresas licenciatarias.

Los pacientes canadienses no cuentan aún con una subvención pública o privada de estos productos, pero la Task Force considera la posibilidad de deducir el tratamiento del impuesto a la renta. Esto permitiría, incluso en países como Uruguay, superar parcialmente la dificultad que presentan los seguros y sistemas de salud para cubrir productos que no se encuentran en las farmacopeas oficiales.

En Uruguay, la insistencia del Ministerio de Salud Pública en exigir un nivel de evidencia equivalente al de un medicamento para autorizar la producción y venta de cualquier producto de cannabis medicinal ha impedido considerar otras opciones y disponibilizar productos de calidad para los pacientes. Paradójicamente, esta alta exigencia ha provocado el desarrollo de un mercado clandestino de productos que carecen de controles de calidad y farmacovigilancia que se presentan como “cannabis medicinal”.

El tratamiento con el único producto habilitado en Uruguay tiene un costo aún mayor que con productos importados mediante autorización del MSP, que es de entre 150 y 300 dólares mensuales. Este costo no está cubierto por el Fondo Nacional de Salud (FONASA).

Las alternativas de acceso que Canadá, un país serio y desarrollado, ha puesto en marcha sin comprometer su salud pública deberían ser de sumo interés para los responsables de la implementación del cannabis medicinal en Uruguay.

 

Referencias:

[1] http://www.statcan.gc.ca/pub/12-581-x/2017000/pop-eng.htm

[2] https://data.oecd.org/gdp/gross-domestic-product-gdp.htm

[3] https://www.canada.ca/en/health-canada/services/drugs-health-products/medical-use-marijuana/licensed-producers/market-data.html

[4] http://www.statcan.gc.ca/daily-quotidien/180125/dq180125c-eng.htm