Divulgación y Prensa

Regulación del cannabis medicinal en Canadá – Conferencia del Dr. Mark Ware

Autor/es:
Monitor Cannabis Uruguay

Fecha/Año: 20/4/2017

Medio: Monitorcannabis.uy

Palabras clave: cannabis medicinal, regulación, Canadá

Link externo

Seminario Internacional sobre la Regulación del Cannabis Medicinal

Montevideo, 20 de abril de 2017

El seminario fue organizado por Monitor Cannabis Uruguay y contó con la participación de profesionales y expertos de Alemania, Canadá, Colombia, República Checa y Uruguay.

Regulación del cannabis medicinal en Canadá – Síntesis de la conferencia del Dr. Mark Ware

Captura de pantalla 2017-09-01 a las 9.37.47 a.m.
En los últimos 17 años Canadá construyó un sistema sólido de cannabis medicinal. Por otra parte, Ware comentó que Canadá está embarcada en un nuevo programa para legalizar el cannabis no médico, o de uso recreativo, que será aprobado en un año o dos.  

Ware calificó a Canadá como un país “único” por tener disponibles en farmacias una serie de productos cannabinoides de venta por receta. Se trata de medicamentos de cannabis aprobados por el organismo federal canadiense de regulación, Health Canada, para su prescripción por profesionales de la salud. Entre estas drogas se incluyen Nabilone, aprobado para náuseas y vómitos en pacientes de quimioterapia;  y el Sativex o Nabiximols, aprobado para pacientes con esclerosis múltiple con dolor o espasticidad y recientemente para el dolor oncológico.

La normativa canadiense para el cannabis medicinal

El marco regulatorio más reciente que existe para el cannabis medicinal en Canadá son las Normas de Acceso a Cannabis con Fines Médicos o ACMPR (por sus siglas en inglés) vigentes desde 2014. El experto canadiense explicó que este nuevo marco responde a las preocupaciones de pacientes que no tenían suficientes opciones de productos de cannabis. Con la normativa anterior había un único proveedor, aunque los pacientes podían autocultivar o designar a alguien que cultivara cannabis para ellos.

Las nuevas normas ACMPR habilitaron el cultivo y distribución de empresas que demuestren que aplican procedimientos estrictos de control, validez y estandarización del cannabis con respecto a los dos ingredientes principales: tetrahidrocannabinol (THC) y cannabidiol (CBD). Las empresas deben cumplir requisitos estrictos de seguridad, de monitoreo de las instalaciones y para evitar desvíos de producto fuera del marco legal.

Hoy en día hay 43 empresas licenciadas por Health Canada para cultivar cannabis.

¿Cómo acceden los pacientes canadienses al cannabis medicinal?

Cualquier profesional de la salud matriculado en su provincia puede autorizar cannabis sin necesidad de una licencia especial. Incluso los nurses pueden autorizar el cannabis, aunque no es común. El Dr. Ware explicó que actualmente el profesional de la salud autoriza al paciente, mediante un documento médico, a poseer una cierta cantidad de cannabis por un período determinado. Bajo las normas ACMPR, los pacientes pueden tener hasta 170 g de cannabis por mes o 30 veces la cantidad diaria prescrita por el médico.

Luego de autorizado, el paciente se registra con un productor licenciado de su elección y el productor lo asesora sobre los productos y variedades que tiene disponibles de acuerdo a la indicación médica del paciente.

Las empresas autorizadas para producir solo pueden enviar el cannabis directamente a los pacientes autorizados y que se registraron con la empresa. No se permite la distribución en farmacias o por terceros.

Los tipos de productos disponibles en Canadá

Los pacientes pueden acceder al cannabis como flores secas, como flores frescas y hojas, o en la forma de aceites. Estos últimos se solubilizan en aceites comestibles -como aceite de oliva o de coco- pero no en aceites y otros solventes para vaporización o inhalación. Solo se usan por vía oral, mezclándolos con comidas o bebidas.

Actualmente los 43 productores licenciados en Canadá fabrican más de 250 tipos diferentes de cannabis con distintos niveles de THC y CBD. También hay grandes diferencias en los otros ingredientes del cannabis, como los terpenos y flavonoides. Los licenciatarios están comenzando a caracterizar estos otros componentes de los productos de cannabis y a brindar esa información a los pacientes.

Sin embargo, el Dr. Ware expresó que los médicos no tienen suficiente información sobre las diferencias en los perfiles de THC y CBD, o los perfiles de terpenos, para recomendar específicamente qué producto es mejor para una afección específica. Señaló que algunas investigaciones están evaluando qué tipo de  pacientes compran cada producto para intentar diferenciar si ciertos pacientes o afecciones responden mejor a cierto tipo de producto de cannabis.

La cobertura de salud y el acceso a cannabis medicinal

Ware indicó que uno de los aspectos que se está revisando en el marco de las normas ACMPR es la falta de acceso al cannabis a través de las farmacias, una vía no permitida actualmente por las normas ACMPR.

Los principales programas de seguro de salud provinciales y los mayores planes privados de seguro de salud de Canadá no cubren los costos del cannabis medicinal. El experto canadiense comentó que en pocos casos se ha cubierto pero en general se hace caso a caso, y no de manera sistemática. Especuló que es posible que el cannabis comprado con fines médicos, bajo la regulación ACMPR, se pueda deducir del impuesto a la renta al final del año.

El médico canadiense explicó que la limitante para la cobertura de seguros médicos es que esta forma de cannabis (flores, hojas y aceites) carece de número formal de identificación de droga, o número de registro porque no es un medicamento aprobado.

Actualmente, los productos de cannabis que se envían a pacientes, bajo la norma ACMPR, no requieren datos de ensayos clínicos para ser distribuidos, producidos y dispensados. Esto es así porque no se trata de un medicamento aprobado y el fabricante no declara efectos sobre la salud del producto o rango de productos.

El Dr. Ware puso como ejemplo que para que una empresa pueda decir que su producto de cannabis es efectivo para tratar el dolor neuropático o el insomnio, tendrían que brindar a Health Canada información sobre la calidad del producto, y evidencia de ensayos clínicos sobre seguridad y eficacia antes de poder declarar esa propiedad saludable. Con eso obtendrían un número asociado que registraría el producto como medicamento.

El experto canadiense expresó que no le consta que ninguno de los productos disponibles en Canadá a través de las normas ACMPR haya sido presentado para aprobación.

La formación de los médicos

Ware opinó que con las normas ACMPR emerge la falta de educación formal de médicos y profesionales de la salud sobre el cannabis y el sistema endocannabinoide y sobre el conocimiento actualmente disponible sobre los aspectos de seguridad y eficacia. Comentó que en Canadá esta formación la brindan organizaciones sin fines de lucro, como el Canadian Consortium for the Investigation of Cannabinoids, pero no se hace formalmente a través de facultades de medicina, o programas formales de educación médica permanente.

Asuntos pendientes

Mirando hacia el futuro, el Dr. Ware indicó que Canadá tiene pendiente la consideración de nuevos métodos de administración incluida la vaporización, el uso tópico, etc., para usos médicos y para uso recreativo.

Asimismo consideró que es muy necesario comprender la interacción entre el cannabidiol, el THC y otros componentes flavonoides, así como el establecimiento de laboratorios bien estructurados y bien validados para asistir a científicos e investigadores para comprender la calidad y componentes de los productos de cannabis actualmente en uso.

A modo de cierre, el Dr. Ware expresó que este “Es un momento muy emocionante tanto para el cannabis de uso médico como no médico. Estoy muy orgulloso de que Canadá haya dado pasos importantes en el intento de legalizar y regular el cannabis de uso médico y que las experiencias y lecciones que aprendimos parecen estar reflejándose bien en la consideración de un nuevo marco para usos no médicos”.