Investigación

Regulating Cannabis Social Clubs: A comparative analysis of legal and self-regulatory practices in Spain, Belgium and Uruguay

Autor/es:
Decorte, T., Pardal, M., Queirolo, R., Boidi, F., Sánchez Avilés, C., Parés Franquero, O.

Año: 2017

Tipo de publicación: Artículo en revista arbitrada

Editor: The International Journal of Drug Policy

Palabras clave: clubes de cannabis, oferta, regulación,

Link externo

Abstract

Antecedentes
Los clubes sociales de cannabis (CSC) son un modelo de producción y distribución de cannabis sin fines de lucro entre un circuito cerrado de consumidores de cannabis adultos. Los CSC operan actualmente en varios países de todo el mundo, aunque bajo diferentes regímenes jurídicos y en diferentes contextos sociopolíticos.

Objetivos
En este trabajo se describen y comparan los marcos jurídicos y las prácticas de autorregulación de los clubes sociales de cannabis en tres países (España, Bélgica y Uruguay). El objetivo de nuestro análisis comparativo es investigar cómo operan los CSC en cada uno de estos países. A fin de fomentar discusiones sobre cómo se podrían regular los CSC para promover objetivos de salud pública, concluimos este trabajo con una discusión sobre el equilibrio entre el control gubernamental adecuado y las capacidades de autorregulación de los CSC.

Método
Los datos utilizados para este análisis surgen de estudios locales realizados de manera independiente por los autores en sus países. Aunque los diseños particulares de los estudios difieren, los datos de los tres países se recogieron a través de métodos de recolección de datos similares: análisis de documentos legales y de otros tipos, visitas de campo a los clubes, entrevistas con el personal, análisis de contenido de los medios.

Hallazgos
Se identificaron una serie de similitudes y diferencias entre las prácticas de los CSC en los tres países. El registro formal como asociación sin fines de lucro parece ser una norma común entre los CSC. Encontramos, no obstante, una gran variación en el tamaño de estas organizaciones. En general, sólo los ciudadanos o residentes adultos pueden unirse a los CSC mediante el pago de una cuota. Si bien la producción parece estar guiada por estimaciones de consumo de los miembros (España y Bélgica) o por el marco legal (Uruguay), los umbrales aplicados por los clubes varían significativamente entre los países. Las prácticas de control de calidad siguen siendo un problema en los tres ámbitos estudiados aquí. Los CSC han desarrollado diferentes arreglos en cuanto a la distribución del cannabis a sus miembros.

Conclusiones
Al descubrir las prácticas actuales de los CSC en tres escenarios principales, este trabajo contribuye a la comprensión del modelo, el cual en cierta medida ha sido moldeado por los esfuerzos de autorregulación de los involucrados en el terreno. Sugerimos que algunas de estas prácticas de autorregulación se pueden incorporar en la futura regulación en esta área, mientras que otros aspectos del funcionamiento de los CSC pueden requerir una regulación y supervisión más formales. Las decisiones sobre este modelo también deben tener en cuenta el contexto local en el que han surgido los clubes. Por último, la integración de la oferta medicinal dentro de este modelo merece una mayor atención.

ACCEDER AL ARTÍCULO COMPLETO (INGLÉS)